Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 12/1/16
Regulaciones

#Regulaciones

Pese a no contar con el aval de la ANMAT, crece el uso del cigarrillo electrónicoADJUNTO

Regulaciones

BUENOS AIRES, enero 12: El aparato, que funciona con baterías y simula la acción de fumar, se vende en kioscos y hasta en la vía pública, pero no está autorizado por la agencia reguladora. Los especialistas ponen reparos en su efectividad, e incluso afirman que puede ser dañino para la salud.

#LuchacontraelSida
Llega al país un medicamento de toma diaria para controlar el HIV que combina cuatro drogas
ADJUNTO
BUENOS AIRES, agosto 21: La alternativa terapéutica es producida por el laboratorio Janssen y fue autorizada para su comercialización en el país. Los estudios afirman que el uso de los cuatro componentes (darunavir, el cobicistat, la emtricitabina y el tenofovir alafenamida” mejora la adhesión al tratamiento.
#Opinión
Consejos para padres: el entorno familiar con hijos con sobrepeso y obesidad
ADJUNTO
BUENOS AIRES, agosto 20: Virginia Busnelli, médica especialista en nutrición, escribe esta columna de opinión donde explica cómo puede ayudar la familia cuando un menos sufre sobrepeso.

Con un precio que varía de los 200 a los 650 pesos, el cigarrillo electrónico está cada vez más presente en el mercado argentino. Incluso hace un tiempo vendedores ambulantes de los trenes urbanos –en especial la línea Roca, que une Capital Federal con el sur del conurbano –ofrecían los aparatos, que simulan el acto de fumar. Ofrecido como una solución al tabaquismo, las autoridades sanitarias del país recuerdan que no está autorizado para su venta, entre otras cuestiones porque algunos estudios afirman que no es inocuo para la salud. Además, especialistas ponen en duda su eficacia. Pese a todo, crece su uso, por lo que el año pasado se emitió un alerta general para la población sobre los riesgos del aparato.

Lo que comenzó casi como una moda se extiende en todo el país. Hoy el cigarrillo electrónico se puede comprar en kioscos y otros locales de casi todas las ciudades importantes del interior, con valores que dependen de la marca del aparato, su tamaño y el lugar de procedencia (todos son importados). El aumento de su venta preocupa a las autoridades sanitarias, ya que el mismo no cuenta con el visto bueno de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), por lo cual su comercialización está prohibida.

Durante el 2015, vendedores ambulantes ofrecieron versiones del cigarrillo, que se podía comprar a unos 100 pesos. En comercios, el precio varía de los 200 a los 650 pesos, según la provincia. “Se venden bastante. Se enchufa para cargar la batería con un cable USB y se pone la esencia”, dijo una kiosquera de la localidad de Paraná, quien también comercializa a 100 pesos el frasquito con el líquido que se vierte en el dispositivo, con distintos aromas. En ese ciudad, según un sondeo del diario Uno, se vive un verdadero boom de ventas del aparato.

Mediante la disposición 3.226/11, la ANMAT prohibió en mayo de 2011 la venta del cigarrillo electrónico. La medida sigue vigente y fue impulsada porque no está probada la inocuidad del artefacto. A nivel mundial, hay diversos estudios que objetan su uso, ya que detectaron en los componentes del vapor existen sustancias tóxicas casi tan peligrosas como el mismo tabaco. En este sentido, la Organización Mundial de la Salud (OMS) propone que el cigarrillo electrónico sea tratado como al tabaco, es decir, como un problema de salud. El director de Tobaco Free Initiative (Iniciativa Sin Tabaco) de la OMS, Armando Perruga, asegura que todavía no existe una evidencia científica ni información suficiente sobre los peligros a largo plazo de este tipo de cigarros, pero está demostrado que contienen sustancias tóxicas y cancerígenas iguales a las del tabaco.

Además, varios especialistas cuestionan el producto. El médico neumonólogo Sebastián Calí señaló que “los cigarrillos electrónicos no están habilitados por ANMAT. Contienen nicotina y tienen precursores químicos que generan un vapor y se ha demostrado que el mismo posee componentes de toxina. No se recomiendan, porque estudios realizados en otros países dan cuenta de que para muchos menores fue la puerta para empezar a fumar tabaco, ya que se inician fumando con este dispositivo y luego siguen consumiendo cigarrillos comunes”. Asimismo, el especialista expresó: “En la cesación tabáquica uno lucha contra nicotina, pero también procura erradicar el hábito de llevar un cigarrillo a la boca y de tenerlo en la mano. Cuando los pacientes consultan por este método para dejar de fumar, no lo recomendamos ni lo usamos”, aseguró.

Ya el año pasado la ANMAT recordó sobre la prohibición. En abril, emitió un alerta donde aseguró que “los dispositivos para fumar no han presentado hasta el momento evidencias científicas de su eficacia y seguridad. La ANMAT además recordó que “no ha autorizado la importación de ningún cigarrillo electrónico al país”.

La ANMAT evaluó las características de los dispositivos, que además de contener diversos niveles de nicotina tienen compuestos químicos desconocidos. Los cartuchos, sustituibles, contienen “un líquido supuestamente compuesto por propilenglicol, nicotina, extracto de hoja de tabaco, antioxidantes y sustancias aromatizantes, si el usuario lo desea”, señala el informe de la ANMAT. “Existen algunos tipos de cartuchos para DEF que dicen no poseer nicotina”, destinados sólo a simular el acto de fumar. El propilenglicol sirve para simular el humo.