Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 20/10/15
Regulaciones

#Regulaciones

Empresas de alimentos profundizan rechazo a norma de la ANMAT y amenazan con ir a la justicaADJUNTO

Regulaciones

BUENOS AIRES, octubre 20: Los productores del sector volvieron a rechazar la disposición que los obliga a informar sobre rótulos y publicidades de sus productos. Ahora, la cámara que los nuclea recomendó enviar una advertencia sobre posibles reclamos legales, por considerar las disposiciones perjudiciales para el sector.

#NuevasTecnologías
Llega al país servicio de telemedicina que atiende al presidente de Estados Unidos
ADJUNTO
BUENOS AIRES, agosto 16: TeleMeditar es una iniciativa de una empresa nacional con GlobalMed, la compañía que brinda sus servicios al presidente y a las Fuerzas Armadas norteamericanas.
#Regulaciones
Difunden listado de unos 50 medicamentos que faltan en la actualidad en el mercado argentino
ADJUNTO
BUENOS AIRES, agosto 22: Son tratamientos que por distintos motivos están en falta en las farmacias. El listado lo actualiza cada mes la ANMAT, que aseguró que en el vademécum nacional hay alternativas para su reemplazo.

Se profundiza el rechazo de las empresas productoras de alimentos a la nueva normativa que entró en vigencia esta semana, que entre otras cuestiones las obliga a informar de los rótulos y avisos publicitarios a las autoridades reguladoras. La semana pasada, la cámara que agrupa al sector emitió un duro documento, rechazando la medida, argumentando que entre otras cosas se verían entorpecidas las campañas de prensa, además de los gastos que los cambios en las etiquetas requiere. Por eso, las principales firmas decidieron ir a la justicia si no hay un cambio, y recomendaros a todos los actores del sector tener “medidas judiciales” preparadas para evitar cumplir con las disposiciones.

Las empresas de alimentos rechazan las disposiciones 6516 de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) y la 420 de la Secretaría de Comercio Interior. Ambas regulan los contenidos de las etiquetas, rótulos y publicidad de las empresas alimenticias, y generaron fuerte preocupación en las compañías del sector. Las dos entraron en vigencia el viernes pasado, en el marco de un plan denominado Fiscalización de rótulos por Lealtad Comercial, que crea un sistema de control llamado FDR (Fiscalización de Rótulos).

Ante los innumerables reclamos de las empresas para evitar cumplir con estas medidas, referentes de grandes alimenticias locales y extranjeras decidieron iniciar una avanzada para rechazar la medida. También lograron la intervención de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL) que envió “una especie de instructivo a sus socios para orientarlos en cómo actuar frente a esta decisión de control de las etiquetas por parte del Gobierno”. En otras palabras, se buscará accionar ante la justicia para evitar ser alcanzados por la nueva norma.

Según informa en su edición de hoy el diario El Cronista Comercial, la entidad empresarial recuerda que “presentó un reclamo administrativo impropio y que la ANMAT otorgó una prórroga que venció el viernes pasado. Como el organismo público no respondió al pedido, la COPAL envió una carta a sus empresas asociadas con la recomendación del estudio de abogados que asesora a la entidad empresarial”. En uno de sus párrafos, el escrito pide que las compañías “cumplan con lo reclamado por Comercio Interior pero realizando a la misma vez una presentación ante la ANMAT para manifestar su oposición a la medida”.

Según la COPAL, las compañías deben sostener que "la presente notificación y las que en el futuro puedan eventualmente ser realizadas no implica consentimiento de la Disposición ANMAT 6516/15, y se efectúa teniendo en cuenta su fuerza ejecutoria y a los efectos de evitar cualquier tipo de sanción que pudiera derivar de su incumplimiento”.

La semana pasada, la cámara empresarial emitió un duro documento, donde se quejó de la norma de control. "Preocupa a la industria de alimentos y bebidas de COPAL una nueva disposición de la ANMAT que regulará la publicidad de alimentos y bebidas, que genera mayor control sobre las comunicaciones de las compañías. Sin dudas, esta normativa entorpecerá el normal funcionamiento de las diferentes campañas de prensa y generará mayor burocracia para su gestión”, advirtió la entidad.

La disposición afecta a todas las empresas de alimentos, bebidas, perfumería y limpieza, nacionales y multinacionales, que deberán presentar ante ambos organismos todos los rótulos, etiquetas y publicidades de marcas y productos antes de ser lanzados al mercado. El objetivo de esta disposición es fiscalizar si los contenidos “son verdaderos” ante la mirada del ente que orienta Augusto Costa y la agencia reguladora. Según la medida, "aquellos rótulos que resalten diferencias de cualquier tipo con otros rótulos existentes en el mercado deben informar tales diferencias en la cara principal de la etiqueta, ocupando una superficie mínima del 20 por ciento del total de la misma".

Además, obliga a las etiquetas ya exsistentes a adaptarse y les da a las empresas un plazo máximo de 60 días hábiles a partir del viernes pasado para cumplir con la norma. Tiene que contener además información completa respecto de sus componentes, materias primas, aditivos, métodos de elaboración y fraccionamiento y/o envasado, junto con sus propiedades y prescripciones y/o indicaciones para consumo. Estos datos deben complementarse con las aprobaciones del producto por ante la ANMAT, SENASE o cualquier otro organismo habilitante.

Ante el rechazo, las empresas decidieron advertir a los organismos públicos mediante el documento legal que circuló COPAL. “El texto recomendado versa que las firmas efectúan “expresa reserva de cuestionar la legitimidad de la misma a través de los procedimientos administrativos y/o judiciales que resulten pertinentes (incluso por intermedio de las Cámaras o Asociaciones que representan los derechos de las empresas del rubro) por considerar que la misma resulta irrazonable, desproporcionada e impone obligaciones de imposible cumplimiento".

El consejo de la COPAL tiene en cuenta que si las empresas no cumplen pueden ser pasibles de multas de hasta cinco millones de pesos, decomiso de mercadería, clausuras de plantas y hasta la suspensión de hasta cinco años en los registros de proveedores que contraten con el Estado. También pueden perder concesiones, privilegios, regímenes impositivos o crediticios.