Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 19/8/15
Producciónpública

#Producciónpública

En menos de 10 años, la producción de medicamentos públicos aumentó un 600%ADJUNTO

Producciónpública

BUENOS AIRES, agosto 19: Son datos del Ministerio de Salud nacional, difundidos en el marco de un encuentro de especialistas en la materia. Afirman que la producción estatal ayuda a regular el mercado farmacéutico, y a evitar abusos en los precios. Las autoridades destacan la puesta en marcha de la Agencia Nacional de Laboratorios Públicos (ANLAP).

#ProfesionFarmaceutica
Alemania: se puede cerrar dos días las farmacias por falta de profesionales
ADJUNTO
BUENOS AIRES, julio 17: Luego de una larga disputa, se permitió que una farmacia esté cerrada miércoles y sábado, porque no logra conseguir el personal necesario para cumplir las normas actuales.
#SeguridadSocial
IOMA entregará medicamentos con 100% de cobertura a agentes penitenciarios
ADJUNTO
LA PLATA, julio 16: Lo anunció el gobierno bonaerense, en un acto por el Día del Agente Penitenciario. La cobertura pasará de un 60 al 100 por ciento, y beneficiará a unos 25 mil agentes de esta fuerza de seguridad. En mayo se había anunciado una propuesta similar para los integrantes de la Policía Bonaerense.

Desde que comenzó a dar sus primeros pasos, la producción pública de medicamentos tuvo altas y bajas. A lo largo de la historia, su impacto en el mercado farmacéutico fue variando, pero desde la crisis económica y social de 2001 se instaló como una real alternativa para mejorar el acceso a tratamientos esenciales en el país. Según datos del Ministerio de Salud nacional, en los últimos años la cantidad de fármacos estatales aumentó un 600 por ciento, lo que se traduce en más ahorro en el sistema público y mejores prestaciones. Destacan el rol de la flamante Agencia Nacional de Laboratorios Públicos (ANLAP).

Con la presencia de funcionarios y especialistas de más de 11 provincias, la cartera sanitaria puso en marcha el denominado “Encuentro nacional de laboratorios de producción pública de medicamentos”, que tiene lugar en la sede del ministerio hasta hoy. En ese marco, el ministro Daniel Gollan difundió las cifras de la actividad, que aumentó más de 600 veces en los últimos años.

“Esa producción ayuda a regular mercados allí donde haya abusos de posiciones dominantes”, afirmó el funcionario, y destacó que la recientemente creada Agencia Nacional de Laboratorios Públicos (ANLAP) significa “un salto de calidad hacia una mayor eficiencia en el papel rector que cumple el Estado". "La ANLAP es una gran oportunidad y queremos ir por más. En lo sistémico tiene la capacidad de reunir lo que está disperso en la producción pública de medicamentos para evitar la superposición de esfuerzos y además financiar proyectos”, apuntó.

Gollan remarcó que el precio de los medicamentos “es uno de los factores que más están impactando en la desfinanciación de los sistemas públicos de salud en el mundo”, y recordó que los ministros de Salud de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) firmaron una declaración en la que rechazaron “el abuso y la extorsión” de las multinacionales farmacéuticas.

Por su parte, el secretario de Promoción y Programas Sanitarios, Federico Kaski, coincidió y señaló que “hay una firme decisión política de avanzar en la producción pública de medicamentos, de consolidar al sector, que tiene como finalidad ser un eje rector y una línea muy importante para todo el resto de los laboratorios de producción privada". “Es muy importante el rol que ocupan los laboratorios de producción pública en las licitaciones, marcando no sólo el precio sino también los estándares de calidad”, subrayó.

Los laboratorios públicos, que producen medicamentos para el primer nivel de atención y las enfermedades más comunes, como antibióticos, analgésicos y antifebriles, proveen el 10 por ciento de los fármacos de la canasta del Programa Remediar de la cartera sanitaria nacional, indicó por último el presidente de la ANLAP, Patricio De Urraza.

Del encuentro participaron además los secretarios de Salud Comunitaria, Nicolás Kreplak, y de Políticas, Regulación e Institutos, Mario Rovere; el subsecretario de Políticas, Regulación e Institutos, Pablo Kohan; el titular de la Anmat, Rogelio López; la directora del Instituto Nacional de Medicamentos, Raquel Méndez, y el director del Programa de Producción Pública de Medicamentos, Jorge Zarzur.

Cabe recordar que la ley 26.888 declara de “Interés Nacional la Investigación y Producción Pública de Medicamentos y Materias Primas para la Producción Pública de Medicamentos, Vacunas y Productos Médicos”. El primer proyecto de ley nacional en esta temática fue presentado por Eduardo Macaluse (diputado nacional mandato cumplido) en 2002. En 2009 se sumó otro proyecto de ley presentado por el diputado Mario Martiarena, y se alcanzó un dictamen de consenso en 2010, que alcanzó media sanción en Diputados en el mismo año, con 180 votos a favor y 3 abstenciones. En junio de 2011 fue finalmente sancionada por unanimidad en Senado.

En la Argentina existen 40 laboratorios de producción de medicamentos, aunque 9 son apenas farmacias hospitalarias que fraccionan comprimidos. Los que han alcanzado un elogiable nivel de gestión y producción son, según los especialistas, Puntanos de San Luis, Hemoderivados de Córdoba, Laboratorio de Especialidades Medicinales (LEM) de Rosario y Laboratorio Industrial Farmacéutico (LIF) de Santa Fe, que tienen modelos de funcionamiento autárquico.

Los laboratorios de producción pública pasaron de una producción de 90 millones de unidades en 2003 a 620 millones en 2010, con un crecimiento del 680 por ciento. La capacidad potencial plena ha sido calculada en 680 millones de unidades anuales, es decir, que se aproximan a su techo productivo, aunque con disparidades, ya que sólo 8 de los 40 son proveedores del Programa Remediar del Ministerio de Salud de la Nación. “Hubo una evolución positiva”, dice Jorge Zanzur, director ejecutivo del Programa Nacional para la Producción Pública de Medicamentos, Vacunas y Productos Médicos, creado en 2008 por la entonces ministra de Salud, Graciela Ocaña.