Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/6/15
Precios

#Precios

A las farmacias no les alcanza: el gobierno autoriza una suba mínima del precio de los medicamentos

ADJUNTO
Precios

BUENOS AIRES, abril 22: Esta semana se confirmó una suba promedio del 2,6 por ciento, acurdada con los laboratorios productores. En medio de las subas salariales del 35 por ciento promedio, las farmacias deben afrontar la suba de costos con magros márgenes de ganancias. “Así, no se puede tener mucho tiempo las persianas levantadas”, advierten. Los medicamentos más vendidos dejan ganancias menores al precio de un kilo de carne.

#SaludenCrisis
Clínicas y sanatorios del país, en “alerta” por los efectos de la crisis
ADJUNTO
BUENOS AIRES, septiembre 17: Las siete cámaras del sector afirman que los prestadores médicos “están al borde del colapso”, y le pidieron al gobierno que intervenga. Afirman que si no reciben ayuda comenzarán los “preventivos de crisis masivos”, que terminarán con el cierre e establecimientos y el despido de personal, además de una caída en la calidad de la atención en el sistema médico.
#Sarampión
Crearán un “escudo sanitario” en la triple frontera para evitar la propagación del sarampión
ADJUNTO
BUENOS AIRES, septiembre 16: El país, junto a Brasil y Paraguay, iniciarán hoy una campaña de vacunación para frenar la posible circulación viral en la zona. También aplicarán dosis contra fiebre amarilla. El fin de semana se confirmaron tres nuevos casos, y ya son 10 los registrados este año.

La política de precios de los medicamentos del gobierno nacional no da señales de cambio, y en un contexto muy similar al del año pasado mantiene el nivel de los valores de los tratamientos muy por debajo de la inflación real. Este instrumento, que ahoga financieramente a las farmacias, hasta ahora se mantiene inalterable. Eso se desprende del nuevo acuerdo alcanzado con las cámaras farmacéuticas, para retocar en promedio un 2,6 por ciento el valor de los fármacos. El acuerdo fue oficializado ayer, y significa un nuevo golpe a la economía del sector minorita, que debe afrontar la suba de los costos que triplican en promedio los aumentos permitidos. Varios ejemplos muestran qué tan lejos están los precios de la economía real.

La nueva suba de medicamentos fue acordada por la secretaría de Comercio Interior y las tres cámaras que agrupan a los laboratorios: la Cámara Argentina de Especialidades Medicinales (CAEME), la Industrial de Laboratorios Farmacéuticos Argentinos (CILFA) y la Empresaria de Laboratorios Farmacéuticos (COOPERALA). Las entidades llevaron sus pedidos para ajustar los valores, y luego de varios días de negociaciones se llegó a un acuerdo.

“La mayor parte de los medicamentos puede mostrar a partir de ayer un alza del 2 por ciento, aunque en el caso de los productos fabricados por los laboratorios más pequeños el retoque podrá llegar al 2,6 por ciento”, informó en su edición de hoy el matutino porteño El Cronista Comercial. Fuentes del mercado le indicaron al diario que “el aumento es bienvenido, aunque no está ni cerca de cumplir nuestras expectativas”. Con este aumento, en lo que va del año la suba alcanza el 5,6 por ciento, muy lejos de lo que sucede en el resto de la economía.

"El retraso en los costos que se registra en el sector es importante ya que esta situación se repite todos los años. Las subas salariales y la inflación suben mucho más rápido que los precios que nos habilitan", se quejó una fuente del sector.

La suba aprobada vuelve a dejar al sector en el peor escenario. Fuentes farmacéuticas recordaron que hace unos días “sea acordaron las paritarias para empleados de farmacias nucleados en ADEF, que incluyen una suba del 32 al 35 por ciento promedio. Con este esquema, no podemos afrontar con los pagos”. Lo mismo sucede con los laboratorios, que alertan que las paritarias del personal de sanidad buscan una suma similar, superior al 30 por ciento, o los visitadores médicos, más cercanos al 40 por ciento.

Como ya ocurrió el año pasado, cuando la inflación triplicó la suba promedio de los medicamentos, las farmacias deben afrontar con su rentabilidad esta diferencia abismal. Las fuentes del sector recordaron a MIRADA PROFESIONAL que no sólo se trata de los salarios de los empleados, sino “de costos básicos como el alquiler, que implican subas de un 35 por ciento promedio, o las tasas municipales, que en algunas comunas superan el 50 por ciento de aumento. Para no hablar de gastos corrientes fuera del mostrador”. “Así, las farmacia no pueden tener mucho tiempo las persianas levantadas”, advierten.

Como ejemplo de esta situación de ahogo, las fuentes recordaron que uno de los medicamento más vendido de la seguridad social –obras sociales y prepagas –es el T4 de 100 miligramos, indicado para el hipotiroidismo. Su presentación de 50 comprimidos cuesta al público 55,49 pesos, y si se le aplica un 40 por ciento de descuento en el mostrador de cualquier obra social quedan 33,29 pesos. Demasiado poco para una compra que se hace mensual.

Algo similar ocurre con el Losartan 50 miligramos. Este antihipertensivo cuesta en su presentación de 30 unidades 256,35 pesos, y dura un mes. Como uno de los más vendidos en la tercera edad, se le suele aplicar descuento a través de PAMI ambulatorio (cuando no viene al 100 por ciento) del 80 por ciento, lo que deja un ingreso de 51,27 pesos. Mucho menos que el kilo de cualquier corte de carne, incluso el más popular para comer en una sola cena.

Como analiza Infonews, tras la devaluación del peso de fines de enero de 2014, hubo un acuerdo entre la secretaría de Comercio Interior y las empresas por el cual las últimas retrotraían los precios al 31 de diciembre de 2013, mientras que Comercio autorizaba una suba del 4 por ciento promedio, aunque con exclusión de los medicamentos de venta libre. A fin del año pasado, los funcionarios autorizaron aumentos del 3 por ciento promedio, inferior al 5 por ciento que pidieron los empresarios. Todo muy lejos de los números de la inflación real. Lo que resulta ilógico es que el gobierno homologue salariales para el sector superiores al 30 por ciento, cuando los precios siguen tan bajos.