Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/6/15
SeguridadSocial

#SeguridadSocial

Otra obra social estatal en problemas: el IOSPER de Entre Ríos, en “rojo” financiero

ADJUNTO
SeguridadSocial

PARANA, febrero 19: Según un informe, el Instituto Obra Social de la Provincia de Entre Ríos tiene un déficit financiero de 46 millones de pesos. El desfinanciamiento se profundiza desde 2012, cuando la entidad tenía superávit. En materia de medicamentos, los gastos de la obra social superan los 300 millones de pesos.

#SeguridadSocial
Corrupción en el IOMA: ex titular declaró en la causa por estafas y negó los cargos
ADJUNTO
LA PLATA, noviembre 14: Antonio La Scaleia se presentó ayer lunes ante el fiscal Álvaro Garganta, y declaró en el marco de la causa que investiga a empresarios, funcionarios y empleados por “fraude y asociación ilícita”. “Es inimaginable esta imputación”, se defendió.
#SeguridadSocial
Río Negro: la falta de provisión de medicamentos encabeza los reclamos a la Defensoría del Pueblo
ADJUNTO
VIEDMA, enero 9: El informe anual 2017 confirmó que el 25 por ciento de las presentaciones están vinculadas a la falta de cobertura o entrega de tratamientos. Los fármacos oncológicos encabezan el ranking de los más pedidos. Culpan a la falta de proveedores como el eje de esta situación.

La semana pasada, las farmacias de Chubut cortaron los servicios de la obra social provincial por unos días por una deuda en los pagos. La situación se repite en todo el país, y tiene como el paradigma mayor lo que ocurre con el PAMI, la principal entidad de la seguridad social en una espiral de crisis sin freno. Esta semana, Entre Ríos se sumó a las provincias con problemas en este sentido. Es que un informe periodístico afirma que el Instituto Obra Social de la Provincia (IOSPER) tuvo un “rojo” financiero de 46 millones de pesos en 2014, lo que complica su funcionamiento. Quejas por el déficit de la atención y la provisión de medicamentos. la entidad da asistencia a unos 280 mil entrerrianos.

Un trabajo periodístico de Diario Uno denuncia el “desfinanciamiento creciente del Instituto”, un “rojo de más de 46 millones de pesos que arrojará el balance de 2014”. Esto marcha un gran pozo financiero, ya que en 2012 la entidad tuvo un superávit de 25 millones de pesos, y en dos años cayó al “rojo financiero”.

Los datos provisorios de 2014 por el medio local indican que el déficit fue de 46.207.204 pesos, pero ese resultado podría trepar hasta los 49 millones cuando se afine el cálculo. “Con la devaluación de enero de 2014 se consolidó la tendencia deficitaria instalada durante el año anterior. La conducción del organismo debió reprogramar los acuerdos vigentes y muchos de los prestadores sólo aceptaban vender o prestar servicios “con factura abierta’. Está claro que algunos quisieron aprovecharse de la situación para aplicar un fuerte incremento y es sabido que muchos de esos valores no se reacomodaron”, remarcó el informe.

Los saldos negativos mensuales oscilaron el año pasado entre 1,2 millones de pesos en febrero y más de 11 millones en julio. Además del séptimo mes, también fueron altamente negativos setiembre, octubre y noviembre con saldos en rojo de 5,4 millones de pesos, 9 millones y 5,5 millones respectivamente. El conflicto con los odontólogos (que impidió brindar prestaciones) atenuó los números de diciembre, que cerró con poco menos de tres millones de saldo negativo.

El principal componente del gasto del IOSPER es el costo de las prestaciones asistenciales, que pasó de 78,3 millones en enero a 110 millones en octubre. Este concepto representó en el año el 85,2 por ciento del total de los gastos. El segundo rubro en importancia son los sueldos y cargas sociales, que constituye el 11,03 por ciento del gasto. Pasó de 9,2 millones en enero a 13,7 en agosto y se mantuvo en ese orden hasta fin de año.

Con 7 por ciento de aportes, las obras sociales provinciales de Entre Ríos y Chubut son de las que reciben menos porcentaje del salario de sus afiliados. No por casualidad ambas provincias tienen hoy problemas en la atención de sus afiliados.

En cuanto a los medicamentos, representa un gasto importante para la entidad. La misma nota afirma que el IOSPER destinó el año pasado 310 millones a ese concepto, el 27,05 por ciento de los 1145,8 millones que pagó o debió haber pagado ese año. “Si bien el medicamento es un rubro importante del gasto, lo saliente son casos excepcionales. A principios de enero, el IOSPER compró para un paciente un producto farmacéutico traído del exterior por un valor de 1.184.844 pesos, y en otro caso, la medicación para enero y febrero de otro afiliado costó 784.000 pesos. El costo más elevado por persona se dio el año pasado, cuando la medicación de un afiliado implicó erogar 5,4 millones de pesos”, explicó Diario Uno.

Si se toma un mes al azar, por caso julio de 2014, en el marco del Plan B 12 de cobertura de medicamentos especiales, 405 afiliados (de un total de 278.941 que el IOSPER tenía en ese momento) demandaban el 48,6 por ciento de lo invertido en medicamentos. Para 59 productos se destinaban 11.747.669 pesos, casi la mitad de un total de 24 millones asignados a ese programa.

En ese momento, solamente 24 afiliados demandan 878 mil pesos por mes, a razón de 36.500 pesos por cada medicamento. Ese era el caso de quienes tenían prescripto el Herceptin (nombre comercial del trastuzumab, un anticuerpo monoclonal humanizado para algunos casos de cáncer). Algo parecido ocurría con quienes utilizaban el Mabthera, otro medicamento oncológico, que demandó desembolsar ese mes más de 850 mil pesos para garantizar la cobertura de 16 afiliados.

También tienen un costo elevado los medicamentos recetados para la esclerosis múltiple, con un promedio de alrededor de 60.000 pesos mensuales por persona. El mecanismo de compra de los medicamentos combina el modo prestacional y por cápita. En la cápita se incluyen todos lo ambulatorios; y en lo prestacional, lo que corresponde a planes, relacionados con patologías más complicadas.

El IOSPER autoriza el medicamento y se habilita luego su entrega. El control debe acentuarse en qué medicamentos prescriben los médicos, y los auditores deben precisar si corresponde a esa patología o a esa etapa de la enfermedad.