Edición y Dirección General
Farm. Néstor Caprov

VER STAFF
VIENDO 15/6/15
Mercadodefarmacias

#Mercadodefarmacias

Según Médicos sin Fronteras, las vacunas en países pobres aumentaron casi 70 veces desde 2001

ADJUNTO
Mercadodefarmacias

MADRID, enero 20: Un informe de la entidad humanitaria denuncia que el valor de los paquetes de vacunas para los países del tercer mundo subieron 68 veces desde 2001 a la fecha. Le apuntan a “la avaricia de las grandes farmacéuticas” como principal causa de la multiplicación de precios. El trabajo asegura que en algunos casos países como Túnez pagan más caras sus vacunas que Francia.

#Opinión
Día Mundial de la Seguridad del Paciente: el valor de la farmacovigilancia
ADJUNTO
BUENOS AIRES, septiembre 17: En el marco de la jornada que se conmemora hoy en todo el planeta, la farmacéutica Boehringer Ingelheim hace hincapié en esta columna de opinión sobre la seguridad en materia de medicamentos.
#Vacunación
Afirman que hay suficientes dosis de la vacuna contra la Fiebre Hemorrágica Argentina
ADJUNTO
BUENOS AIRES, septiembre 11: La secretaría de Salud salió al cruce de las versiones del faltante, por los problemas de producción en el instituto Maiztegui. Sí admitió que está paralizada la fabricación, pero adelantó que trabaja en la compra de equipamientos e insumos.

Si algo dejó al descubierto la reciente epidemia del ébola es que la salud en el llamado tercer mundo es una difícil tarea, que choca contra los problemas estructurales de los países y la falta de interés del poder económico mundial. En esa zona gris, millones de personas quedan indefensas ante el avance de las enfermedades, y sólo cuando se registra una catástrofe de grandes dimensiones la problemática llega al centro de la escena. En materia de vacunas, este drama silencioso tiene algunos números alarmantes. Según un informe de Médicos sin fronteras (MSF), vacunar en países pobres o en vías de desarrollo cuesta hasta 70 veces más caro que en 2001. Esto dificulta al extremo el acceso a las dosis de millones de personas. La entidad le apunto a “la avaricia de las farmacéuticas”, a las que le reclamó bajen el valor de algunas dosis.

El trabajo “La mejor vacuna: por un acceso sin barreras a vacunas asequibles y adaptadas” fue difundido en estos días por la entidad humanitaria y le apunta al valor de las dosis, que dejan a millones sin cobertura. Según MSF, un paquete completo de vacunación protegía en 2001 contra seis enfermedades y costaba 0,57 euros, mientras que en estos días cubre 12 males y alcanza los 39,25 euros. Esto representa una suba de 68 veces su costo, muchas veces imposible de pagar para los países pobres.

El aumento del precio del paquete se debe fundamentalmente a la introducción de nuevas vacunas, como las que protegen frente al neumococo, el rotavirus y el virus del papiloma humano. Estas tres vacunas están controladas por tres empresas: la británica Glaxo, la estadounidense Pfizer y la también estadounidense Merck, que mantienen precios “astronómicos”, según Médicos sin Fronteras. “Las grandes farmacéuticas justifican los altos precios en su inversión en investigación para desarrollar las vacunas, pero este dinero ya lo han recuperado con creces”, denunció en el diario español El Mundo Kate Elder, asesora de políticas de vacunas de MSF.

Como ejemplo de esto, el trabajo de la entidad asegura que Glaxo invirtió entre 130 y 400 millones de euros en investigación y desarrollo para lograr su vacuna contra el rotavirus, alcanzando unas ventas de 2.600 millones de euros entre 2010 y 2013. La otra vacuna disponible contra el virus, comercializada por la estadounidense Merck, requirió una inversión similar a la de Glaxo y generó un volumen de ventas de 3.700 millones de euros, según el informe.

En tanto, el alto precio de la vacuna contra el neumococo de Pfizer “refleja el hecho de que es uno de los productos biológicos más complejos jamás desarrollados y fabricados”. MSF asegura que el elevado precio de las vacunas contra el virus del papiloma humano de Glaxo y Merck también ha generado a ambas farmacéuticas “enormes retornos de la inversión, estimados en entre 12 y 16 veces el costo de producción”.

El nuevo informe también denuncia el “secretismo” de la industria farmacéutica, que “oculta deliberadamente los precios” que pone a las vacunas en cada país. “La ocultación de precios es habitual y se hace con el fin de tener desinformados a los gobiernos y a las organizaciones donantes, para que paguen más en sus negociaciones con las farmacéuticas”, explica Elder. Así, MSF ha detectado “situaciones irracionales”, como que Marruecos y Túnez paguen más que Francia por la vacuna contra el neumococo de Pfizer: 55 y 58,5 euros frente a 50.

Además, alerta Elder, muchos países se encuentran ahora en la coyuntura de “tener que elegir la enfermedad por la que morirán sus niños”, al no poder pagar todas las vacunas. La Alianza GAVI —que agrupa a gobiernos, fabricantes de vacunas, ONG y la Fundación Gates para fomentar la vacunación en todo el mundo— ha abaratado las vacunas en los países más pobres, pero más de una cuarta parte de las naciones perderán apoyo de la organización a partir del año que viene. Sin la ayuda de GAVI, Angola e Indonesia pagarán un 1.500 por ciento más por las nuevas vacunas; Congo, un 800 por ciento más; Bolivia, un 700 por ciento más; y Honduras, un 300 por ciento más, según MSF.

“Asimismo, es cada vez más difícil que muchas de las personas más vulnerables del mundo, las que malviven en campos de desplazados o en otros escenarios de crisis, reciban las vacunas más nuevas, ya que ni siquiera organizaciones humanitarias como MSF, proveedoras de servicios gratuitos de salud en estos escenarios, tienen acceso al menor precio disponible”, critica la ONG.

En vísperas de una conferencia de donantes para vacunación que se organizará en Berlín (Alemania) el 27 de enero, MSF exige a Glaxo y a Pfizer que reduzcan el precio de la vacuna contra el neumococo a 4,35 euros por niño en los países en desarrollo.